Saltar al contenido

Aminoácidos

Aminoácidos Suplementos

¿Qué son los aminoácidos?

El veinte por ciento del cuerpo humano está compuesto de proteínas. La proteína juega un papel crucial en casi todos los procesos biológicos y los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas.

Una gran proporción de nuestras células, músculos y tejidos están compuestos de aminoácidos, lo que significa que llevan a cabo muchas funciones corporales importantes, como dar a las células su estructura. También desempeñan un papel clave en el transporte y almacenamiento de nutrientes. Los aminoácidos influyen en la función de órganos, glándulas, tendones y arterias. Además, son esenciales para la cicatrización de heridas y la reparación de tejidos, especialmente en los músculos, huesos, piel y vello, así como para la eliminación de todo tipo de depósitos de residuos producidos en relación con el metabolismo.

La importancia de los aminoácidos para el bienestar humano va en aumento

Meirion Jones, una conocida periodista de la BBC, informó que, al contrario que hace años, muchos médicos han confirmado que un suministro de aminoácidos (también en forma de suplementos nutricionales) puede tener efectos positivos.

Desafortunadamente, en el mundo real un sinnúmero de factores están trabajando para prevenir que nuestros cuerpos reciban un suministro completo y balanceado de estas sustancias tan importantes. Entre estos factores están la contaminación causada por la quema de combustibles fósiles, las hormonas utilizadas en la alimentación del ganado, el uso intensivo de fertilizantes en la agricultura, e incluso hábitos como fumar y beber, todo lo cual puede impedir que nuestros cuerpos utilicen plenamente lo que comemos. Peor aún es la cantidad de nutrición que se pierde de nuestros alimentos a través del procesamiento antes de que realmente lleguemos a consumirlos... Al proporcionar al cuerpo una nutrición óptima, los aminoácidos ayudan a reemplazar lo que se pierde y, al hacerlo, promueven el bienestar y la vitalidad.

Un estudio reciente de Alemania realizado por la DAK ha revelado que las personas mayores en particular son más propensas a sufrir desnutrición. "Si el cuerpo carece de la energía y los nutrientes mínimos, el cuerpo no puede llevar a cabo sus funciones corporales y mentales. Sin las vitaminas, proteínas (aminoácidos), oligoelementos y minerales necesarios, existe un riesgo de debilidades y trastornos metabólicos que pueden tener graves consecuencias.

La importancia de las reservas de aminoácidos

Casi todas las enfermedades causadas por la civilización son el resultado de desequilibrios en nuestro metabolismo. La reservas de aminoácidos es la responsable conjunta de lograr un metabolismo equilibrado.

La reserva de aminoácidos describe la cantidad total de aminoácidos libres disponibles en el cuerpo humano. El tamaño de la reserva es de unos 120 a 130 gramos en una persona adulta. Si consumimos proteínas en la dieta, la proteína del tracto gastrointestinal se descompone en los aminoácidos individuales y luego se recompone como nueva proteína. Este complejo proceso biológico se llama biosíntesis de proteínas. Toda la reserva de aminoácidos se transforma, o se "intercambia" de tres a cuatro veces al día. Esto significa que el cuerpo tiene que ser abastecido con más aminoácidos, en parte por la biosíntesis de proteínas, en parte por la dieta o a través del consumo de suplementos dietéticos adecuados.

El objetivo es que la reserva de aminoácidos esté completa y se mantenga en la combinación correcta. Si uno o más aminoácidos no están disponibles en cantidades suficientes, la producción de proteínas se debilita y el metabolismo puede funcionar sólo de forma limitada.

Las personas mayores no son las únicas a las que esto se aplica, ya que los jóvenes también pueden verse afectados por las consecuencias negativas de un suministro limitado de nutrientes. Estos incluyen problemas de peso, pérdida de cabello, problemas de la piel, trastornos del sueño, cambios de humor y/o trastornos eréctiles, sino también la artritis, la diabetes, el desequilibrio cardiovascular (niveles altos de colesterol, presión arterial alta) o incluso las quejas menopáusicas.

Otras secciones:

Artículos sobre aminoácidos