6 maneras fáciles, naturales (y gratuitas) de reducir el estrés

Incluso si usted no es consciente de lo dañino que puede ser el estrés a largo plazo, es posible que esté muy familiarizado con sus efectos secundarios inmediatos.

Según la psicología de hoy en día,»La hormona del estrés, cortisol, es el enemigo número uno de la salud pública. Los científicos han sabido desde hace años que los niveles elevados de cortisol: interferir con el aprendizaje y la memoria, reducir la función inmune y la densidad ósea, aumentar el aumento de peso, la presión arterial, el colesterol, las enfermedades del corazón… la lista continúa y sigue. El estrés crónico y los niveles elevados de cortisol también aumentan el riesgo de depresión, enfermedad mental y menor esperanza de vida «.

 

Pero retrocedamos un poco. La respuesta al estrés es un proceso natural y beneficioso, que nos sirve bien en momentos de amenaza o peligro físico. Las hormonas corren a través de nuestros cuerpos preparándonos para luchar o huir y luego reponer las existencias perdidas una vez que hemos superado o luchado contra el tigre persiguiendo proverbial.

Aquí está el pateador: Nuestros cuerpos no saben la diferencia entre una amenaza real y una percibida. Esto significa que aunque no haya ninguna amenaza física cuando nuestro jefe nos llama para una reunión seria o nuestra esposa está enojada con nosotros, nuestras mentes perciben una amenaza real y nuestros cuerpos responden exactamente como si estuviéramos siendo perseguidos por ese tigre.

Ya que no es socialmente aceptable correr al bosque o luchar contra el jefe en respuesta a las alarmas hormonales, no tenemos manera de expresar estos eventos bioquímicos. Podemos acabar atrapados en ellos.

Sin embargo, no todo el estrés es malo. Eustress (en contraposición a la angustia) se refiere al tipo de estrés que puede motivarnos y mantenernos productivos cuando nos movemos hacia las metas. Eustress es también un subproducto del ejercicio.

Curiosamente, la forma en que percibimos el estrés que sufrimos en un momento dado puede ayudarnos o hacernos daño. Cuando se percibe el estrés como eustress, puede conducir a una respuesta productiva que resuelva la situación. Por lo tanto, no sólo los factores estresantes pueden ser reales o imaginarios, sino que nuestra percepción de ellos como beneficiosos o dolorosos puede determinar si nos curará o nos hará daño.

Son muy buenas noticias. Se abre a la puerta para tener una influencia directa y consciente sobre el estrés. Las situaciones desafiantes están destinadas a suceder, y aquí hay algunas maneras de reducir el estrés en el interior y hacer que sea más probable que percibamos el estrés bajo una luz productiva, independientemente de lo que esté sucediendo en el exterior.

 

Cambio de marco: ¿Cambiar su punto de vista?
Cuando se trata del estrés, la mentalidad lo es todo. Nuestros pensamientos, creencias y actitudes determinan cómo responderemos a las circunstancias de nuestras vidas, y si las vemos o no como una amenaza. Trabajar para poner las cosas en perspectiva desafiando nuestras creencias acerca de los sucesos cotidianos puede redefinir su punto de vista y por lo tanto reducir el estrés.

Dieta: ¿Restaurar el equilibrio con los alimentos adecuados?
La dieta correcta puede tener un impacto significativo en su habilidad para manejar el estrés diario. Comer alimentos enteros, reales, procesados mínimamente y frescos ayudará a restaurar el equilibrio hormonal, equilibrar el azúcar en la sangre y calmar la mente. En particular, los alimentos ricos en complejo vitamínico B, magnesio y vitamina C serán beneficiosos para el estrés.

 

Por supuesto, eliminar las sustancias a menudo tentadoras pero dañinas (alcohol, comida chatarra, cafeína, nicotina y drogas) hará maravillas para reducir los efectos negativos del estrés.

Relájate: ¿Todo está en tu mente?
Aprender a reducir la velocidad, tomar tiempo para respirar y cultivar una conciencia más desapegada de nuestras vidas y de los diversos factores estresantes en ellas es clave para controlar y eliminar el estrés insalubre.

Esencialmente, cualquier técnica que ayude a ocupar su mente con un enfoque o tarea específica reducirá la actividad en el DMN, e inducirá un estado más relajado:

Respiración – esto puede ser tan simple como tomar unas cuantas respiraciones lentas y profundas, o una práctica yóguica más comprometida (Pranayama);
La meditación y las prácticas de atención plena – sirven para calmar y enfocar la mente; con el tiempo, una práctica regular de meditación ayuda a rediseñar el cerebro, reconfigurando nuestras respuestas a las circunstancias desafiantes;
Yoga – un beneficio doble, una práctica regular de yoga puede calmar y enfocar la mente, y crear algo de ese eustress a través del ejercicio físico;
Terapia de la naturaleza – activar los efectos curativos del sistema nervioso parasimpático con el tiempo regular pasado en la naturaleza;
Relajación física – un baño caliente, un buen masaje o un pasatiempo agradable pueden servir para domar el DMN y relajar el cuerpo y la mente.

Ejercicio: Cultivando Eustress
El ejercicio es una forma potente y bien estudiada de quemar y equilibrar las hormonas del estrés, cultivar algo de esa eustress beneficiosa, y curar la mente. Encuentre algo que le guste y se ceñirá a él, y hágalo un hábito regular.

Duerme: Descansa tu belleza?
Se sabe que la falta de sueño aumenta las hormonas del estrés e impacta negativamente su capacidad para manejar situaciones y eventos estresantes. Haga del descanso adecuado su prioridad número uno.

Conexión: Relaciones saludables para la mente y el cuerpo sanos?
La soledad, los sentimientos de no pertenecer, y un sentido de desconexión son factores importantes que contribuyen a la ansiedad, depresión, adicción y una sensación de desconexión contribuyen a la ansiedad, depresión, adicción y estrés. Haga tiempo para conectarse con la familia, los amigos y la comunidad, y para construir relaciones saludables con las personas en su vida

Deja un comentario